HISTORIA DEL MUSEO

Historia del Museo

A casi medio siglo de su creación, el Museo Nacional de Antropología es el más emblemático de los recintos que salvaguardan el legado indígena mexicano. Se erige como símbolo de identidad y mentor de generaciones que buscan conocer sus raíces culturales. Resulta asombrosa la pericia de su construcción, su diseño innovador, su arte y su simbolismo, que le han otorgado una personalidad ampliamente reconocida alrededor del mundo.

Génesis conceptual del museo actual

El museo actual se fundó como recinto de la memoria, en sus muros reposa un proyecto de nación que ve el patrimonio nativo como un testimonio del presente al que sumó un carácter universal y de alto valor artístico. También se planteó como sede de nuevos enfoques de recuperación del mundo indígena pasado y actual, derivados de la profesionalización de los estudios antropológicos, arqueológicos e históricos.
El personaje esencial que posibilitó esta obra museística fue Jaime Torres Bodet, quien desde la Secretaría de Educación Pública dio gran impulso a la educación en México; entre sus acciones figuran las: campañas de alfabetización, la creación de escuelas rurales, las normales regionales y el Plan Nacional de Museos, entre los que estaba el de Antropología (junto con el de Historia, el del Virreinato y el de Arte Moderno).
Durante el sexenio de Adolfo López Mateos, Torres Bodet reunió a un equipo de personajes visionarios que tendrían la tarea de definir los conceptos rectores del nuevo museo. Se integró el Consejo Ejecutivo para la Planeación e Instalación del Nuevo Museo Nacional de Antropología, presidido por el Arq. Ignacio Marquina -en colaboración con alrededor de 40 asesores científicos- el cual comenzó a operar de manera autónoma pero coordinado con funciones propias del INAH.
Los criterios que condujeron la creación del recinto fueron:
Conservación, enriquecimiento, manejo y registro del patrimonio cultural mexicano desde un ámbito enteramente institucional.
Producción y divulgación de conocimiento científico y objetivo.
Enseñanza popular acerca del mundo indígena. (El nuevo museo haría más accesible a toda la población el conocimiento que por décadas estuvo reservado a las elites intelectuales del país).
 
El Consejo se integró por cinco equipos de trabajo que colaboraron de la mano en todo momento:
  1. Equipo de asesoría antropológica, arqueológica e histórica.
  2. Equipo de asesoría didáctica.
  3. Equipo museográfico.
  4. Equipo artístico de maquetas y dioramas.
  5. Equipo arquitectónico.
 
Además de realizar numerosas reuniones de discusión y acuerdos, los equipos también visitaron diversos museos en el extranjero, para evaluar la conveniencia de aplicar en el recinto mexicano los avances museográficos y tecnológicos observados. Una vez terminadas estas etapas, llegaría el momento de materializar el proyecto.
Bibliografía citada
Kaiser Miriam y Dabi Xavier
(2008). “Murales en el Museo Nacional de Antropología” en Gaceta de Museos. Núm. 45. Tercera época, pp.26-33. INAH, México.
León-Portilla, Miguel(2011). “Antiguas palabras de Mesoamérica en los muros”en Catálogo esencial del Museo Nacional de Antropología. 100 Obras. pp. 41-44. CONACULTA-INAH-Artes de México, México.
McCoy y Palomo, Gloria
(2008). Catálogo comentado de murales del Museo Nacional de Antropología, Siglo XXI. Tesis de licenciatura Casa Lamm, México.
Neuvillate, Alfonso de(1985). Arte contemporáneo en el Museo Nacional de Antropología. Dupont, México.
Ramírez Vázquez, Pedro(1968). El Museo Nacional de Antropología: arte, arquitectura, arqueología, etnografía. Editorial Tláloc, México.
(2004). “El museo hace cuarenta años” en Museo Nacional de Antropología. México. Libro conmemorativo del cuarenta aniversario. pp. 29-55. CONACULTA-INAH-Turner, Barcelona.
(2008). Museo Nacional de Antropología: gestación, proyecto y construcción. INAH, México.