EL MUSEO

LA INSTITUCIÓN


La sede actual del Museo Nacional de Antropología fue inaugurada el 17 de septiembre de 1964, y por más de cinco décadas, ha cumplido con la misión de investigar, conservar, exhibir y difundir las colecciones arqueológicas y etnográficas más importantes del país.

Desde su concepción, este ícono de la arquitectura urbana del siglo XX, fue ideado para ser, más que un repositorio, un espacio de reflexión sobre la rica herencia indígena de nuestra nación multicultural. Sus 22 salas y sus más de 45 mil metros cuadrados de construcción lo convierten en el museo más grande de México y en uno de los más destacados del mundo.

En este importante recinto se albergan los testimonios arqueológicos y antropológicos forjados por múltiples grupos culturales durante cientos de años de historia; a su vez, rinde un homenaje a los pueblos indígenas del México de hoy a través de un nutrido acervo que rescata los usos, representaciones, expresiones, conocimientos y tradiciones que son patrimonio intangible de la nación y legado que pertenece a toda la humanidad.

HISTORIA

A poco más de medio siglo de creación, el Museo Nacional de Antropología (MNA) es reconocido como uno de los recintos más emblemáticos para la salvaguarda del legado indígena de México. Es un símbolo de identidad y un mentor para las generaciones que buscan sus raíces culturales, además, su construcción maravilla a todos los que lo visitan desde diversas partes del mundo.

ARQUITECTURA Y CONSTRUCCIÓN

El arquitecto Pedro Ramírez Vázquez materializó gran parte de la tradición prehispánica al edificar el Museo Nacional de Antropología en el corazón del Bosque de Chapultepec, con el objetivo de fomentar una afluencia nutrida y al mismo tiempo brindar afinidad con el entorno natural.

MUSEOGRAFÍA

La museografía del nuevo museo se planeó para reflejar la labor titánica y el compromiso adquirido ante tan importante suceso nacional. La totalidad de las salas requirió la creación e integración de un equipo de trabajo propio. En esos equipos participaron: guionistas, investigadores, museógrafos, pedagogos y técnicos. En este sentido la inclusión en la museografía de citas o versos de distintas fuentes históricas contribuye a sintetizar y exponer la cosmovisión indígena.

INICIO DE LAS COLECCIONES

La colección arqueológica del Museo Nacional de Antropología se remonta a 1790. En los años posteriores se encontraron: la escultura monumental de Coatlicue, la Piedra del Sol, la Piedra de Tízoc y la cabeza de una Xiuhcóatl (serpiente); motivando con ello el incremento y el interés por conocer y proteger el significado de esos bienes culturales.

LAS COLECCIONES EN LA CALLE DE MONEDA

El antiguo Museo Nacional de México (hoy Museo Nacional de la Culturas) ubicado en la calle de Moneda, carecía de lo necesario para proteger, investigar y difundir las colecciones arqueológicas y etnográficas. Desde los albores del siglo XX y en el marco del Congreso Internacional de Americanistas, Justo Sierra expresó el compromiso que debían adquirir los gobiernos mexicanos para crear un nuevo recinto. Pese a varios intentos, ello sólo pudo materializarse en la década de 1960.

LAS COLECCIONES ETNOGRÁFICAS

El Museo Nacional de Antropología posee una amplia colección de objetos etnográficos que reúnen características significativas de la cosmovisión y la vida cotidiana de los pueblos indígenas del México contemporáneo.

LAS COLECCIONES EN SU ACTAL RECINTO

Durante la primera mitad del siglo se hicieron restructuraciones en el museo que, junto con la consolidación de las disciplinas científicas especializadas, fragmentaron parte del acervo del Museo Nacional entre sus sedes.