GABINETE DE LECTURA

HOME / PUBLICACIONES / GABINETE DE LECTURA / El entierro de un niño en el pueblito de la Leguna derca de Lagos

El entierro de un niño en el pueblito de la Leguna derca de Lagos
El Museo Mexicano

El Museo Mexicano

o

Miscelánea de Amenidades Curiosas

e Instructivas

Tomo III

1844

 

Una persona de Lagos nos ha referido esta ceremonia religiosa, y sus pormenores no los creemos desnudos de interés:

                “Desde varios puntos de la ciudad de San Juan de los Lagos, se distingue el pueblito de la Laguna, con sus casas ruines y esparcidas, al borde de las aguas, como una parvada de ánsares.

                “La iglesita sobresale apenas, merced al moderno campanario: antiguamente las campanas se hallaban suspendidas a las ramas de un árbol frondoso que estaba a la puerta del templo, lo que hacía más rústico su aspecto. El interior de este, la tarde a que quiero referirme, estaba aseado, y las flores naturales en ramos incensaban con su perfume los altares.

                “Serían las cinco y media de la tarde, cuando llegó a la iglesia la comitiva, que conducía el cadáver de un niño; luego que la concurrencia, que era innumerable, pisó la puerta, abrió paso el que conducía el cadáver, y se agrupó tras él formando un círculo al frente del niño.

                “Cuando esta evolución terminó, quedó sola, desprendida de la concurrencia, y en actitud doliente, una mujer, y aguardó silenciosa, clavada como una estatua en el quicio de la puerta algún tiempo, mientras preparaban el sepulcro.

                “Después se abrió en dos hileras en el concurso, y con la solemnidad de las pasiones sublimes, atravesó paso a paso la infeliz madre, hasta tocar el sepulcro del niño.

                “Formóle un nicho de menuda arena, escogida por ella misma de la orilla del río, y que no profana la planta del hombre, y aderezó su sepulcro como en otro tiempo su hamaca en que lo arrullaba cantando; hizo su bordo con la arena como una almohada, y con las manos unidas formó el hueco donde debía descansar la cabeza del niño, como para comunicar blandura a la tierra. 

                “Después, siempre murmurando un canto interrumpido por intensos sollozos, tal vez solo comprendidos por ella, regó con lirios blancos, de los cuales llevaba un cesto otra mujer que la acompañaba, y su canto era más y más tierno y sus lágrimas abundantes. Enseguida recostó al niño sobre las flores, puso en orden su cabello; arregló con mucho cuidado su vestido, esparció sobre el cuerpo el resto de las flores, y el lirio que dejó sobre la frente del niño estaba marchito con sus besos y con sus lágrimas”.