Dra. Patricia Ochoa Castillo

Curadora-investigadora Sala del Preclásico Altiplano Central
Correo: patricia_ochoa@inah.gob.mx
Ext. 412405
 

Licenciada en Arqueología por la ENAH y maestra en Ciencias Antropológicas por la UNAM. En la actualidad es doctorando en la Facultad de Filosofía y Letras. Desde 1973 es investigadora del Instituto Nacional de Antropología e Historia, y desde 1990 Curadora de la Sala y las colecciones Preclásicas del Museo Nacional de Antropología. Ocupó el puesto de Subdirectora de Arqueología del Museo Nacional de Antropología, de julio de 2008 a octubre de 2009. Su interés se ha centrado en los materiales preclásicos, especialmente del centro de México y en particular del sitio conocido como Tlatilco. Ha realizado investigaciones en torno al área maya, en especial de la Isla de Jaina, Campeche, y de materiales coloniales. Como curadora llevó a cabo en 1999 la Reestructuración de la Sala del Preclásico del Altiplano, elaborando el guión científico, la selección de los materiales arqueológicos y supervisó los trabajos museográficos. Dentro de su trabajo curatorial destaca la participación en aproximadamente treinta guiones y catálogos de exposiciones nacionales e internacionales. Entre sus reconocimientos destaca el otorgado por la Sociedad Mexicana de Reumatología, A.C., con el trabajo “Evidence of Hypertrophic Osteoarthropathy in Human Skeletan Remains from Prehispanic Mesoamerica”, considerado como el “Mejor trabajo publicado internacionalmente”. En enero del 2014 le fue otorgado el Doctorado Honoris Causa por la Sociedad Académica de Historiadores. Desde el año 2001, es directora del Proyecto Arqueológico Hueyatlaco.

 

Proyecto de investigación

Proyecto Arqueológico Hueyatlaco, Puebla

 

          

          Hueyatlaco, Puebla. Vista general del sitio desde la pendiente Noroeste
             Fotografías de Proyecto arqueológico Hueyatlaco.

Este proyecto surge como parte de una corriente de intención por parte de investigadores de diversas disciplinas, entre ellas, de geología volcánica, paleontología y arqueología, que pretenden revalorizar los diversos hallazgos de artefactos y paleofauna y situarlos cronológica y estratigráficamente con mayor precisión, empleando para ello las nuevas técnicas y conocimientos y lograr una explicación común.

La elección del sitio de Hueyatlaco para iniciar este estudio obedece a que, a pesar de los cuestionamientos sobre la asociación entre los artefactos y los restos de paleofauna ahí localizados, la mayoría de la evidencia apunta a hacia una alta probabilidad de su contemporaneidad, distinguiendo que las discrepancias básicas parecen estar asociadas a problemas estratigráficos, pero que de ninguna manera demeritan la importancia y riqueza del yacimiento.

Los sitios alrededor de la presa Valsequillo en el estado de Puebla, especialmente el de Hueyatlaco, han sido considerados por varios especialistas (Aveleyra, 1962; Guenther y Bunde, 1973; Gonzalez et al., 2007; Graham, 1978; Waters, 1985; Pichardo, 1997) como unos de los yacimientos más promisorios para localizar evidencia de fauna asociada a los primeros grupos humanos que poblaron el continente. Sin embargo, los intentos para fechar los estratos fosilíferos en Valsequillo hasta ahora no han sido satisfactorios, existiendo un intervalo de edades muy amplio, abarcando entre 9,500 y 350,000 años antes del presente.

Localización del sitio. La zona arqueológica de Hueyatlaco se encuentra sobre una terraza de la presa Valsequillo debajo de la orilla este que pertenece al pueblo de San Baltazar Tetela, a una altitud promedio de 2055 msnm y, sus coordenadas son 98ª 10`W y 18ª 55`N (Irwin Williams, 1963: 18). Hueyatlaco tiene una longitud aproximada de +/- 100 metros con sus respectivas variaciones tomando en consideración sus dos niveles geomorfológicos: las pequeñas lomas y la cuenca que encierran, resultado al parecer de un antiguo meandro fluvial que se inunda anualmente debido al crecimiento progresivo del agua contenida en la presa y que generalmente obstaculiza las excavaciones.

Antecedentes arqueológicos. Desde los años 20, han habido varias referencias al descubrimiento de fauna extinta que presenta, al parecer, evidencia de trabajo humano (Armenta, 1959). Esto propició la integración del “Proyecto Valsequillo”, iniciado en 1962 por la arqueóloga Cynthia Irwin-Williams y Juan Armenta, quienes realizan excavaciones controladas en cuatro sitios prehistóricos descubiertos a lo largo de la presa Valsequillo: El Mirador, El Horno, Tecacaxco y Hueyatlaco. En este último efectuaron excavaciones de prueba en un aislado afloramiento geológico que se conoce con el nombre de Formación Valsequillo (o gravas Valsequillo) principalmente para hacer una correlación más certera de la secuencia estratigráfica.

Continúan en 1964 esta vez con el apoyo de un equipo interdisciplinario que involucraba la geología - el representante fue Harold Malde del U.S. Geological Survey, la paleontología - Clayton Ray del U.S. National Museum -. El proyecto fue patrocinado por la National Science Foundation y los resultados permitieron bosquejar un panorama más o menos claro de la ocupación humana prehistórica en el sitio gracias al reconocimiento de especies animales extintas (mamut, mastodonte, caballo, camello, antílope de cuatro cuernos, etc.) asociados a instrumental lítico humano (puntas de proyectil, cuchillos, buriles, raspadores, cuñas y perforadores) dentro de una relación estratigráfica (diez estratos designados por medio de letras comenzando por la A hasta la J en los que se reconoció la presencia de arena, arcilla, limo y grava) (Irwin-Williams, 1967). Además se incluían fechas asociadas con presencia humana de alrededor de 26,000 años a.P., sin embargo había también otros fechamientos muy controversiales, particularmente por el uso de nuevos métodos de fechamiento a partir de uranio-Torio y uranio-protoactinio. Gracias a un pequeño mapa impreso en el ya clásico artículo de la geóloga Virginia Steen-McIntyre se pudo observar las dimensiones y la forma aproximada de las trincheras efectuadas durante 1964 y 1966 (Steen-McIntyre, Fryxell & Malde, 1981, Fig. 6).

En 1966, el Profesor José Luis Lorenzo del Departamento de Prehistoria del INAH, llevó a cabo excavaciones en la parte superior del yacimiento (la loma) que dieron como resultado la abertura de dos trincheras (1967: 48 y 49). Durante 1973 se realizan nuevas excavaciones en Hueyatlaco por parte de Virginia Steen-McIntyre, geóloga involucrada en el estudio de los depósitos de tefra, así como Roald Fryxell y Harold E. Malde. Su objetivo era entender las relaciones estratigráficas, verificar que las herramientas estaban insertadas en las llamadas gravas Valsequillo y aplicar diferentes métodos de datación que proporcionaran edades mínimas para los artefactos (Steen-McIntyre, Fryxell & Malde, op. cit.: 1-3). Los resultados ofrecieron una relación clara de las sucesiones litológicas de la zona y utilizaron varios métodos de fechamiento: - Intemperización mineral, Hidratación de tefra, Series de uranio y Huellas de fisión - con lo cual se apoyaron para sostener una antigüedad mínima de 250.000 años.

 

Temporada 2001 (2 de mayo al 17 de julio)

Se inicia el “Proyecto arqueológico Hueyatlaco” integrado por la arqueóloga Patricia Ochoa Castillo, Directora del Proyecto; el Dr. Joaquín Arroyo Cabrales, Director de Paleontología; la Dra. Ana Lillian Martín del Pozzo, Directora de Geología y el arqueólogo Mario Pérez Campa, jefe de campo. Con la premisa principal de encontrar evidencia de asociación de fauna extinta y artefactos humanos, así como de reconstruir la estratigrafía y el paisaje, durante esta primera temporada se pudieron excavar algunas unidades para realizar el estudio estratigráfico detallado de las unidades geológicas, así como la localización precisa de las unidades excavadas en los años 60 y 70 con el apoyo de la Dra. Virginia Steen-McIntyre. Desafortunadamente la subida de los niveles de agua de la presa impidió que se continuaran los trabajos. Otros invitados fueron el geólogo Sam L. Van Landingham, con la toma de muestras de diatomeas y el arqueólogo Chris Hardenecker, quien llevó el registro de video.

Temporada 2004 (17 de mayo al 12 junio).

El Centro de Estudios para los Primeros Americanos de la Universidad de Texas A&M se incorpora al “Proyecto Hueyatlaco”, quedando el Dr. Michael Waters como Co-Director del mismo, efectuándose en 2004 la segunda temporada de campo. Los objetivos particulares de esta temporada fueron: (1) Re-examinar la estratigrafía del sitio y determinar las relaciones de la ceniza Hueyatlaco a los depósitos que contenían artefactos identificados en el sitio por Irwin-Williams (1967, 1978), así como resolver la controversia de acuerdo a la posición estratigráfica de los depósitos; (2) Revisar y reinterpretar la estratigrafía de la trinchera de la Dra. Irwin Williams, que unió estas exploraciones arqueológicas con las del profesor José Luis Lorenzo, con fines de correlación de estratos y de obtención de muestras; (3) Obtener muestras para fechamientos para resolver la cronología del sitio, contando con la participación del Dr. Steve Foreman de la Universidad de Chicago, Illinois, para Termonuminiscencia y del Dr. Paul Renne, de la Universidad de California, Berkeley (Dept. Earth and Planetary Science) para las muestras de Ar-Ar.

Otros distinguidos invitados fueron el Dr. Harold Malde y nuevamente la Dra. Virginia Steen.Mc Intyre, quienes estuvieron durante toda la temporada de campo colaborando valiosamente con el Proyecto. También la Dra. Beatriz Ludlow del Instituto de Ecología de la UNAM obtuvo muestras para el estudio de Diatomeas.

Con los resultados estratigráficos de las temporadas anteriores, en los que es posible reconocer en los perfiles las capas en las que fueron recuperados los artefactos que se hallaron en las excavaciones de Irwin-Williams y con los resultados de los fechamientos, se proyecta una nueva temporada de campo para excavar dichas capas y obtener nuevas muestras para fechamiento, que serán analizadas usando las técnicas de radiocarbono convencional por AMS, así como las series de uranio.

Dada la complejidad del área de Valsequillo y en vista de que en la actualidad se encuentra invadida por asentamientos humanos, se plantea relocalizar y reexplorar los yacimientos alrededor de Hueyatlaco y el Horno, el primero por haber suministrado la mayor cantidad de elementos arqueológicos y paleontológicos, y el segundo por contener los restos más antiguos.

 

                           

              Reconocimiento de la ceniza Hueyatlaco (izquierda). Trinchera 3, poniente (derecha).
              Fotografías de Proyecto arqueológico Hueyatlaco.

 

Resultados Académicos

Conferencias

Age of the Xalnene Ash, Central Mexico and Archeological implications, 2005 AGU (American Geophysical Union) Fall Meeting, San Francisco, California, EUA (con P. R. Renne como primer autor y J.M. Feinberg, M. R. Waters, J. A. Cabrales, P. O. Castillo, M. P. Campa y K. B. Knight), 2005.

Age of the Xalnene Ash, Central Mexico: A rock magnetic perspective, Joint Assembly, American Geophysical Union, Acapulco, Guerrero, México (con Joshua Feinberg como primer autor y Paul Renne, Michael R. Waters, Patricia Ochoa-Castillo y Mario Perez-Campo como coautores), 2007.

Michael Waters, Joaquín Arroyo-Cabrales, Patricia Ochoa-Castillo y Paul Renne — Geoarchaeological Investigations of the Hueyatlaco Site, Valsequillo ReservoirMexico. Simposio “Los primeros mexicanos: old sites, new sites and current research on the late pleistocene/early holocene occupation of mexico”, 73rd Annual Meeting Society for American Archaeology, Vancouver, Canadá, 27 marzo 2008.

Feinberg, J., P. R. Renne, J. Arroyo-Cabrales, M. Waters, P. Ochoa-Castillo y M. Pérez-Campo. Age constraints on allegad “footprints” preserved in the Xalnene Tuff near Puebla, Mexico. Simposio “From quaternary geology and physical volcanology to geoarchaeology and paleoanthropology: a memorial to Harold E. Malde”, Joint Meeting of The Geological Society of America, American Society of Agronomya, Crop Science Society of America, Gulf Coast Association of Geological Societies with Gulf Coast Section of SEPM, 6 octubre 2008.

Liddicoat, J. C., J. M. Feinberg, J. Arroyo-Cabrales, J. Westgate y V. Steen-McIntyre. Paleomagnetism of the Hueyatalaco Ash at Valsequillo, Mexico. Simposio “From quaternary geology and physical volcanology to geoarchaeology and paleoanthropology: a memorial to Harold E. Malde, 2008 Joint Meeting of The Geological Society of America, American Society of Agronomya, Crop Science Society of America, Gulf Coast Association of Geological Societies with Gulf Coast Section of SEPM, 6 octubre 2008.

 

Publicaciones

Ochoa Castillo, Patricia, J. Arroyo Cabrales, A. L. Martin del Pozzo, M. Perez Campa
2003 “New Excavations in Valsequillo, Puebla, México”. Current Research in the Pleistocene 20: 61-63.

Renne, Paul R., Joshua M. Feinberg, Michael R. Waters, Joaquín Arroyo Cabrales, Patricia Ochoa Castillo, Mario Perez Campa y Kim B. Knight

2005 Geochronology: Age of Mexican ash with alleged ‘footprints’. Nature 438: 7-8, doi: 10.1038/nature04425.

Ochoa Castillo, Patricia
2006 Toluquilla, Mexico: American Laetoli? Mammoth Trumpet 21; 2: 17-20.

2006c “Las ‘supuestas huellas’ más tempranas del hombre en América”. Arqueología Mexicana, XIII; 78: 12.

Feinberg, J M., P R. Renne, Joaquín Arroyo-Cabrales, M. R. Waters, Patricia Ochoa Castillo y M. Pérez-Campa.
2009 Age constraints on allegad “footprints” preserved in the Xalnene Tuff near Puebla, Mexico. Geology, 37:267-270.

Pérez Crespo,V. A., J. Arroyo Cabrales, L. M. Alva Valdivia, P. Morales Puente, E. Cienfuegos-Alvarado, F. J. Otero y P. Ochoa-Castillo

2014 The Paleodiet of five species of Rancholabrean mammals herbivires from Valsequillo (Puebla, Mexico). Revista Chilena de Antropología. En prensa.