Vivir y morir en el desierto

MARZO 2021 - MAYO 2021

HOME / EXPOSICIONES / Vivir y morir en el desierto

Horarios:

De martes a sábado de 10:00 a 17:00 horas


ACERCA DE LA EXPOSICIÓN


Al  igual  que  la  exploración  de  muchas  cuevas  en  la  República  Mexicana,  el  descubrimiento  de  la cueva de la Candelaria surgió de manera fortuita, en los años cincuenta, cuando una persona oriunda de la región por casualidad encontró varios cuerpos prehispánicos y otros objetos en el Valle de las Delicias, Coahuila. En ese momento, la región norte de México era una zona poco estudiada. Se sabía que estuvo habitada  por  grupos  de  cazadores  recolectores  y  que  existían  numerosas  cuevas  que  fueron  utilizadas  como  casa  habitación  o  bien  como  sitios  de  enterramiento.

El  descubrimiento  y  exploración  de  la  cueva  de  la  Candelaria  significó un hito para la arqueología mexicana, especialmente para el estudio de sociedades cazadoras-recolectoras, pues las condiciones climáticas permitieron la preservación de los bultos mortuorios así como de diversos materiales de origen orgánico como fibras textiles, madera y concha, hecho que es poco común en materiales arqueológicos.

Durante cincuenta años los materiales orgánicos de la cueva de la Candelaria permanecieron guardados en la bodega de arqueología del Museo Nacional de Antropología hasta que en 2015 iniciaron los trabajos de investigación y conservación de esta importante colección, mismos que permitieron conocer mejor a  las  culturas  del  norte:  sus  sistemas  de  enterramiento, alimentación, materiales empleados, flora, fauna; así como ciertas enfermedades que se observaron en algunos de los cráneos.

La exposición Vivir y morir en el desierto se desprende de dicho proyecto de investigación y es una oportunidad para que el público conozca por primera vez esta importante -y hasta el momento única- colección de artefactos arqueológicos de los cazadores recolectores de la región de la Laguna. La muestra se divide en ocho núcleos temáticos: la primera, “La exploración de la cueva”, nos ubica en el lugar exacto del hallazgo y brinda antecedentes de los primeros análisis realizados a los objetos; en “Los bultos mortuorios” se explica la manera en que los antiguos laguneros disponían de sus muertos dentro de fardos mortuorios atados con cuerdas o bandas tejidas y una especie de red para mantener la posición. “La conservación de los restos orgánicos”nos introduce al proceso de restauración que permitió conservar los textiles, los artefactos de madera y los vegetales que aún preservaban una gran cantidad de material orgánico. Los núcleos “Industria textil” e “Indumentaria y tocados” son un acercamiento a la ropa, calzado y accesorios que acostumbraban a llevar en vida. En esta sección se habla sobre una de las piezas centrales de la colección de la sala de Culturas del Norte del museo: el cráneo de una momia con su tocado. Lo importante de esta sección es que por primera vez se expondrá un sorprendente hallazgo que se descubrió dentro del cuero cabelludo de la momia y que brindó nueva información sobre los rituales funerarios de estas sociedades. En los núcleos temáticos “Movilidad estacional” y “Subsistencia” se expone cómo era la vida cotidiana de los grupos cazadores-recolectores de La Laguna y cómo los objetos que acompañaban a los difuntos son evidencia inequívoca de su vida nómada. Finalmente, “Los pobladores de la cueva de la Candelaria” nos regala una descripción del aspecto físico de los habitantes de la región, a través de las crónicas de los jesuitas y del análisis de los restos óseos.

Vivir y Morir en el desierto es una exposición organizada por la Subdirección de Arqueología del MNA, se presenta en la Media Luna del museo a partir del martes 23 de marzo de 10:00 a 17:00 horas. La entrada es gratuita.