Golfo. Mosaico ancestral

ENERO 2019 - ABRIL 2019

HOME / EXPOSICIONES / Golfo. Mosaico ancestral

Horarios:

Martes a domingo de 9:00 a 19:00 horas.


Boletín de Prensa


ACERCA DE LA EXPOSICIÓN


Su privilegiada ubicación entre la costa del mar y la sierra Madre Oriental, con distintas elevaciones del terreno cubiertas siempre de vegetación, clima cálido, lluvias abundantes y ríos caudalosos, fueron los elementos determinantes que atrajeron desde tiempos tempranos a los pobladores de la región del Golfo de México. Esta amplia región, que abarca los actuales estados de Tamaulipas, Veracruz, Tabasco, San Luis Potosí, Hidalgo y Querétaro, ha sido una zona estratégica de contacto, comunicación y comercio desde el Preclásico, alrededor de 2000 a.C., hasta nuestros días.

Desde hace muchos años, se tiene la idea preconcebida de que en las costas del Golfo solo habitaron los olmecas en el periodo Preclásico a quienes se les adjudica el origen de las pautas culturales que caracterizan a las sociedades prehispánicas: la construcción de edificios ceremoniales, estructuras sociales bien definidas, el desarrollo de un estilo artístico claramente reconocible y la realización de rituales complejos. Un poco menos se conocen a los totonacos del periodo Clásico, quizá solo reconocibles por sus características figurillas de caritas sonrientes, mientras que las culturas de la huasteca son mucho más desconocidas. Pero ha sido en últimas décadas que la arqueología de la costa del golfo ha generado un cúmulo de información nueva que invita a revaluar estas y muchas otras interpretaciones tradicionales. Hoy en día es claro que se trata de una región multicultural que fue habitada por hablantes de alrededor 20 lenguas diferentes y que entre ellas hubo una relación dinámica que perduró durante tres milenios.

Este dinamismo cultural dejó huellas en el registro arqueológico, mismas que son el eje principal de la exposición Golfo. Mosaico ancestral, exposición que reúne 401 objetos e introduce al visitante a las diferentes voces que nos dan a conocer nuevos aspectos sobre la compleja región que fue la costa del golfo. La muestra es una exposición temática y aborda siete temas: las mujeres y hombres de la costa del golfo a través de sus esculturas; el lenguaje visual y escrituras; las influencias; las ofrendas; los yugos funerarios; la organización social, política y económica; y las joyas del pescador. En estos temas están representados más de 40 sitios de los estados de Veracruz y partes de Tamaulipas, San Luis Potosí, Querétaro y Tabasco. Los acervos que aquí se reúnen por primera vez son del Museo de Antropología de Xalapa, el Instituto Estatal de Cultura de Tabasco, dos resguardos particulares del municipio de Jáltipan, el museo regional de San Andrés Tuxtla, al igual que de diez diferentes centros de investigación, museos y zonas arqueológicas del Instituto Nacional de Antropología e Historia en los estados y en la capital. En esta ocasión se exhiben piezas que nunca antes habían sido expuestas fuera de sus respectivos lugares de origen, tal como: “la mujer escarificada” de la antigua ciudad huasteca en Tamtoc en San Luis Potosí; el “bloque de Cascajal” y el “joven de Chiquipixta”, ambos olmecas del sur de Veracruz. También por primera vez que exhiben piezas nunca antes vistas juntas, tal como las ofrendas de El Manatí y La Merced en Veracruz y la ofrenda de Ojoshal, de Tabasco; al igual que los conjuntos de yugos de Cerro de las Mesas y otros sitios en el centro de Veracruz; el conjunto escultórico de Los Azuzules, Veracruz y un extraordinario incensario tabasqueño. El objetivo no es simplemente admirar la belleza de los objetos, sino acercar al visitante a sus contextos y funciones.

La exposición Golfo. Mosaico ancestral permanecerá en la Sala A1 del Museo Nacional de Antropología hasta el 28 de abril de 2019. El acceso es con boleto de entrada al museo.

La escultura de la costa del golfo abre una ventana hacia los diferentes grupos étnicos que la habitaron, sus diversas indumentarias, sus rituales y expresiones ideológicas.


Por su similitud con otros símbolos encontrados en esculturas olmecas, los signos grabados en el bloque de Cascajal pudieran ser un ejemplo de escritura de esta cultura.


En 1976 se encontró en el fondo del mar, cerca del puerto de Veracruz, un conjunto de 65 objetos en su mayoría de oro. Se le conoce como el oro del pescador.


Los Azuzules es un conjunto escultórico único en el arte olmeca. Fue encontrado en la terraza de una loma de tal manera que era visible a los habitantes y visitantes de ese antiguo asentamiento.


En uno de los manantiales de Tamtoc se encontró una asombrosa escultura fragmentada. Representa el majestuoso cuerpo desnudo de una joven mujer, cuyos muslos y hombros muestran escarificaciones.


La museografía de "Golfo. Mosaico ancestral" da carácter e identidad a la exposición y propicia la comunicación entre las piezas y los visitantes.