Arqlgo. Juan Martín Rojas

Curador-investigador sala Introducción a la Antropología
y sala Poblamiento de América
correo: juan_rojas@inah.gob.mx
ext: 412400

Arqueólogo egresado de Escuela Nacional de Antropología e Historia con la tesis de licenciatura: La lítica de Cantona, Puebla: análisis tecnológico y morfológico. Curador de la Sala Poblamiento Americano e Introducción a la Antropología de la Subdirección de Arqueología en el Museo Nacional de Antropología desde 2002. Comisario en diversas exposiciones internacionales y nacionales de 2003 al 2008. Curador de la Sala de Culturas del Norte de 2004 al 2010. Subdirector de Arqueología del Museo Nacional de Antropología de 2005 a 2008.

Se ha especializado principalmente en el análisis de la tecnología lítica y ósea del centro de México y Baja California. Docente en la Escuela Nacional de Antropología e Historia impartiendo las materias de Teoría Antropológica en la especialidad de Etnología, Antropologia Física y Lingüística así como Técnicas de Investigación Arqueológica.

Desde 2008 trabaja como investigador invitado en los proyectos: Catálogo y registro de sitios arqueológicos del municipio de Mexicali, Salvamento de la Carretera San Felpe-Laguna Chapala, Salvamento Mina del Arco en Baja California, Rescate Agua de Hechicera, todos dirigidos por el arqueólogo Antonio Porcayo Michellini. Actualmente, dirige los proyectos Zaragoza, Parque Eólico Rumorosa y Misión de San Fernando Velicatá en Baja California.

Publicaciones

2013 Excavaciones arqueológicas en San Fernando, Velicatá. En Memoria de balances y perspectivas de la Antropología e Historia de Baja California. Centro INAH, Baja California.

2009 Trabajo y género en la antigua Baja California. Camino Real Misionero de las Californias 6

2009 Fragmentos de insectos asociados a momias prehispánicas. Entomología Mexicana 8.

2003 Evidencias de sacrificio humano en restos óseos. Arqueología Mexicana IX: 63.

2003 Algunas reflexiones en torno al concepto de Bioarqueología. En Antropología física: disciplina plural. Dirección de Antropología Física, INAH, México.

2001 Marvin Harris. Diario de Campo. Boletín Interno de los Investigadores del Área de Antropología 39.

2001 Modificaciones culturales en los restos óseos de Cantona, Puebla: un análisis bioarqueológico. Colección Científica 432. INAH, México (coautoría con Jorge Talavera y Enrique García).

2000 El radar de penetración en contextos forenses: una herramienta geofísica para la investigación intradisciplinaria. Diario de Campo. Boletín Interno de los Investigadores del Área de Antropología 19.

1999 Los peritajes de Arqueología y Antropología Forense en México: un nuevo campo de trabajo dentro de las Ciencias Forenses. Diario de Campo. Boletín interno de los investigadores del área de Antropología 16.

1994 Cuetlajuchitlan. Arqueología 11; 12:47-63, segunda época.

1990 Análisis preliminar de la industria de la lítica tallada en La Venta, Tabasco. Arqueología 3:25-32, segunda época.

Proyecto de investigación

Director Juan Martín Rojas Chávez

Codirector Enrique García García.

La misión de San Fernando Velicatá se ubica en Baja California, aproximadamente a 50 km. al sureste de la ciudad de El Rosario. El sitio para establecer la misión fue inicialmente descubierto por el padre Wenceslao Link, ubicado en territorio Cochimí el cual era conocido por los indios como Guiricatá o Huiricatá. Fue la única misión establecida por los franciscanos en la península de Baja California, fundada por San Junípero Serra el 14 de mayo de 1769. El 25 de junio de 1773 la administración de la misión fue transferida a manos de la orden de predicadores de Santo Domingo, debido a que los franciscanos fueron enviados a la Alta California a continuar su labor evangelizadora. Entre 1781 y 1805 hubo diversos brotes epidémicos derivados de enfermedades como viruela, sarampión, tifus, malaria, tifoidea, disentería y tuberculosis que diezmaron considerablemente a la población indígena. El último registro histórico es del 21 de junio de 1818, fecha en la que se abandonó la misión.

Prehistoria de Baja California: Fase Zaragoza
Director Juan Martín Rojas Chávez
Este proyecto constituye la tercera temporada de trabajos arqueológicos en el sitio Zaragoza cuyos trabajos inició el Arqlgo. Antonio Porcayo Michelini del Centro INAH Baja California. El sitio de Zaragoza es ideal para estudiar los cambios en las adaptaciones de las sociedades cazadoras, pescadoras y recolectoras para establecer comparaciones entre la forma de vida de los grupos del pleistoceno-holoceno con los cazadores recolectores históricos y etnográficos. Esto permitirá pensar a los cazadores recolectores mexicanos como un ejemplo para explicar la variabilidad de los sistemas de caza-recolección en el mundo, para entender las causas y diferencias de estas economías en diferentes contextos ambientales y temporales.

Fechamiento de las colecciones del Museo Nacional de Antropología e Historia
Director Juan Martín Rojas Chávez
La mayoría de las colecciones del Museo Nacional de Antropología no han sido fechadas por técnicas físico químicas y solo algunos contextos de artefactos arqueológicos fueron fechados con técnicas antiguas de radiocarbono, por lo que es necesario fechar directamente las piezas arqueológicas de exhibición, bodega y bóveda con técnicas actuales para ubicarlas de una manera más exacta cronológicamente. Asimismo, dado que actualmente hay diversos proyectos de campo en curso patrocinados por el Museo de Antropología, es necesario fechar las nuevas adquisiciones obtenidas de las exploraciones arqueológicas.

Conservación y embalaje de las colecciones orgánicas de la cueva de la Candelaria, Coahuila.
Director Juan Martín Rojas Chávez
Este proyecto específicamente está diseñado para conservar y embalar adecuadamente la colección orgánica de la cueva de la Candelaria, Coahuila La colección Candelaria nos ofrece un excelente ejemplo de artefactos textiles, mediante el estudio de su técnica podremos conocer el grado de desarrollo de esta industria y establecer comparaciones entre poblaciones de cazadores recolectores.




Investigaciones arqueológicas en la misión de San Fernando Velicatá, Baja California

Investigaciones arqueológicas en la misión de San Fernando Velicatá, Baja California

La misión de San Fernando Velicatá se ubica en Baja California, aproximadamente a 50 km. al sureste de la ciudad de El Rosario. El sitio para establecer la misión fue inicialmente descubierto por el padre Wenceslao Link, ubicado en territorio Cochimí el cual era conocido por los indios como Guiricatá o Huiricatá. Fue la única misión establecida por los franciscanos en la península de Baja California, fundada por San Junípero Serra el 14 de mayo de 1769. El 25 de junio de 1773 la administración de la misión fue transferida a manos de la orden de predicadores de Santo Domingo, debido a que los franciscanos fueron enviados a la Alta California a continuar su labor evangelizadora. Entre 1781 y 1805 hubo diversos brotes epidémicos derivados de enfermedades como viruela, sarampión, tifus, malaria, tifoidea, disentería y tuberculosis que diezmaron considerablemente a la población indígena. El último registro histórico es del 21 de junio de 1818, fecha en la que se abandonó la misión.

Temporadas de campo 2012-2015

Durante la primera temporada de exploración arqueológica, el proyecto centró sus esfuerzos en la elaboración de un mapa que permitiera tanto delimitar la extensión de la misión, como identificar las estructuras que aún fueran visibles. Este mapa no sólo permite posicionar y geo-referenciar todos los hallazgos y elementos arqueológicos relacionados con la misión sino que ha sido de valiosa ayuda en la protección y preservación del sitio y sus áreas de actividad.

También en la primera temporada se exploró el área de enterramientos; esto era necesario ya que las sepulturas se estaban viendo afectadas por la erosión causada por la lluvia. Una vez delimitada el área del cementerio iniciaron las excavaciones arqueológicas, en las que se recuperaron los restos óseos de seis individuos y se protegió el área contra la erosión por medio de un piso de lajas. En esta misma temporada se encontró una cruz de bronce de la orden franciscana decorada con motivos religiosos en ambas caras, convirtiéndose ésta en primera evidencia en contexto arqueológico de la evangelización de los indígenas en Baja California.

Un año después, en la temporada 2013, se decidió intervenir arqueológicamente el interior de la misión de San Fernando Velicatá. Estas excavaciones permitieron, en primer lugar, identificar y fechar las etapas constructivas de la misión, las cuales son: 1769 a 1773 para la fase franciscana y de 1773 y 1818 para la fase dominica.

Posteriormente se observan grandes modificaciones realizadas por los Dominicos, cambios que incluyen, entre otros, la clausura del cementerio Franciscano y su posible reubicación 200 metros al este como medida sanitaria durante el periodo de epidemias. Cabe resaltar que en estas excavaciones se encontraron las primeras evidencias en contexto arqueológico de consumo de animales europeos en Baja California y, asociado a este hallazgo, se rescató una punta de flecha Comondú aserrada. Los análisis efectuados arrojaron una fecha aproximada de entre 1670 a 1780 d.C. Lo que permitio fechar este tipo de punta de proyectil.

En este mismo año se continuó con la exploración de entierros en la zona del cementerio, se detectó su límite oeste y se encontraron seis entierros primaros y dos conjuntos secundarios con un número mínimo de cuatro individuos. Todo indica, por la posición en que fueron inhumados los esqueletos, que todos los cuerpos parecen haber sido víctimas de alguna epidemia, de hecho uno de los esqueletos mostró signos de treponematosis congénita.

En la temporada de campo en 2014, y a la par de las excavaciones arqueológicas dentro de la misión, se realizaron varios recorridos de superficie para tratar de localizar sitios prehistóricos u otros asentamientos relacionados con la misión de San Fernando, con la finalidad de conocer el patrón de asentamiento en la región y registrar cómo se da el cambio de la Prehistoria tardía a la etapa misional y a la fase ranchera. Después de recorrer un área de 19.69 kilómetros cuadrados, se lograron registrar tres canteras, tres sitios con concentraciones líticas y diversos materiales aislados.

En el cementerio se continuó la excavación de sepulturas con el objetivo añadido de iniciar el monitoreo ambiental para la mejor conservación de los restos óseos humanos. Se encontraron cinco entierros primarios orientados en un eje norte-sur, dos de ellos infantiles, que son los primeros de este tipo hallados completos y uno más con orientación este-oeste. Se realizó un monitoreo climático y se generó un protocolo de embalaje, limpieza, conservación y restauración del material óseo humano.

En la cuarta temporada realizada en 2015, dentro del área misional se está excavando un área habitacional de la fase dominica. Se encontraron los cimientos de la iglesia franciscana, reutilizados parcialmente para edificar la iglesia dominica y para nivelar el terreno hacia el oeste de la misma. Por debajo de éstos se encontró una cimentación más antigua que corresponde a la primera capilla que fundó San Junípero Serra.

En este año, entre los entierros que se excavaron, destaca el hallazgo de una cista que contenía los restos óseos de un adulto que tuvo como ofrenda una pipa de cerámica de la cultura yumana, lo que habla de la importancia de este individuo en la sociedad misional así como de contacto cultural que tenía con etnias más norteñas. También sobresale el entierro de dos individuos, un adulto y otro infantil, asociados al hallazgo más importante de la temporada, los fragmentos de un arma de fuego como ofrenda funeraria, entre ellos un pedernal para la chispa, lo que permite pensar que perteneció a un soldado español, ya que no se les permitía a los indios el manejo de armas europeas.

El futuro de la investigación

En un futuro es necesario realizar un plan de manejo para la misión de San Fernando Velicatá, ya que aumentará el flujo de visitantes ante el hecho de la canonización de San Junípero Serra el 23 de septiembre pasado.

Un elemento importante en el sistema misional eran las vías de circulación que conectaban con el camino real misionero. En el área que nos ocupa solo es visible una parte del camino real a la altura de la misión de Santa María de los Ángeles, hay que ubicarlo al norte, ya que el camino que conecta con la misión de San Fernando Velicatá se encuentra en su mayoría erosionado. Así que a partir de la quinta temporada del proyecto el recorrido de superficie se enfocará a ubicar y registrar los sitios de este importante camino que une a la misión de San Fernando Velicatá con la misión del Rosario y la visita de Santa María de los Ángeles, ya que se está buscando nominar al camino real misionero ante la UNESCO y el ICOMOS.

Publicaciones.

  • Rojas Chávez, Juan Martín, 2013 “Excavaciones arqueológicas en San Fernando, Velicatá.” Memoria de Balances y Perspectivas de la Antropología e Historia de Baja California. Centro INAH Baja California.
  • Rojas Chávez, Juan Martín y Antonio Porcayo M., 2015 “Archaeological Investigations at the Mission of San Fernando Velicatá, Baja California.” Journal of California Mission Studies Association. Vol. 31 No 1.

El Diorama "La Cacería del Mamut"

Exposiciónes temporales en la Media Luna