PIEZA DEL MES ARQUEOLOGÍA

NOVIEMBRE 2018

HOME / PUBLICACIONES / PIEZA DEL MES / Caparazón de Cerro de las Mesas

Número de Catálogo: 04.0-01797


Número de Inventario: 10-0002426


Caparazón de Cerro de las Mesas


Este magnífico caparazón de tortuga labrado se localizó en el sitio arqueológico Cerro de las Mesas, en la región de la Mixtequilla en el centro-sur de Veracruz.

La superficie exterior presenta un bajorrelieve en el que se aprecia el rostro de perfil de un individuo ricamente ataviado y decorado. Alrededor de él se trazó una serie de elementos curvos enmarcados por dos bandas decoradas en los extremos inferior y superior. Es posible que estos elementos sean la representación abstracta y codificada de un ser zoomorfo o una combinación de varios que tendrían una carga simbólica que reflejarían el rango, el status y la posición social del individuo representado.

El estilo de labrado es particular de la región: un híbrido de tradiciones locales y foráneas.  La pieza aún conserva residuos de pigmento rojo –probablemente cinabrio– y presenta ocho perforaciones, por las que quizá se ataba un cordón para colgarse o bien para adherirlo a alguna superficie.

Este caparazón de tortuga, en cuyo interior se encontraron siete sonajas de concha, es una de las piezas que formaron parte del entierro II-18, cuyo ajuar funerario incluía una perla, cuentas tubulares y circulares de jade y concha, once vasijas de cerámica, un yugo liso y una figurilla sedente que sostenía  otra figurilla más pequeña en su regazo. El esqueleto estaba flexionado y yacía sobre su costado; el cráneo se encontró separado del cuerpo y descansaba dentro de una concha marina llena de pigmento rojo. Algunos de los dientes tenían incrustaciones de pirita.  Su antigüedad se estima hacia 100 a 300 d. C.

El entierro se localizó durante los trabajos de investigación del proyecto arqueológico que el Instituto Smithsoniano y la Sociedad Geográfica Nacional de los Estados Unidos de América auspiciaron, bajo la dirección de Matthew Stirling y la colaboración de Philip Drucker, en el invierno de 1940-1941.

Rebecca B. González Lauck
Curadora-investigadora, MNA